viernes, 11 de diciembre de 2015

El Mundial del 30' contó con un Rey

Se acercaba la primera Copa del Mundo y Rimet, presidente de la FIFA, veía desvanecerse su sueño de contar con un país europeo. Se tomó un tren a Bucarest y se entrevistó con el Rey Carol.
Personalmente le hizo el pedido de armar un equipo para que participara. El rumano asintió y él mismo eligió al azar a quince futbolistas y los colocó en un barco rumbo a Uruguay.

La mayor parte de los jugadores del equipo de Rumania pertenecían a una petrolera inglesa, a la cual el Rey Carlos de Inglaterra tuvo que intervenir ante la compañía para que dejasen ir a los jugadores al Mundial.