sábado, 20 de febrero de 2010

Anécdota de Roque


Roque Máspoli, estupendo arquero uruguayo de los años 40 y 50, siempre tuvo una obsesión que se llamó Adolfo Pedernera. “Yo jugué contra los mejores, contra Zizinho, Adhemir y Jair en el Mundial del 50, contra la famosa delantera de los húngaros en el 54, pero el único que reamente me tenía preocupado era Adolfo. Nunca sabía cómo ni cuándo me iba a patear uno de sus famosos tiros envenenados”.