martes, 15 de diciembre de 2015

El día que tocó el cielo con las manos

Sucedió en el estadio Azteca, de México, el 29 de junio de 1986. Ese día el Burru fue el autor del gol más importante en la historia de la Selección. Tras un pase de Maradona sacado de la galera, una corrida memorable y a pasos agigantados, dos toques con la zurda para adelantarla y seguir manteniéndola bajo control y, claro, una definición notable y genial: cuando vio que Schumacher empezó a salir, le pegó de derecha, suave pero precisamente, y la pelota, obediente, pasó entre las piernas del arquero alemán y se metió dentro del arco. Y fue el 3-2 definitivo ante una Alemania que no se daba por vencida. Y le dio un título mundial a la Argentina, el segundo de su historia. Y les regaló a los argentinos una alegría imborrable.